lunes, 10 de octubre de 2011

EL PÁRAMO


Colombia es un país con una muy pobre tradición en cuanto a cine de horror se refiere. Sus producciones generalmente se basan en narcotráfico, guerrilla o en su defecto, humor tropical, ramplón y chabacano. Pero este año se estrenó una apuesta diferente, una película de terror y suspense que fácilmente podría competir contra grandes producciones de Hollywood, sin perder la escencia de la historia, idiosincrasia y locaciones de un país como Colombia. ¨El Páramo¨ narrará la experiencia de un comando de alta montaña del ejército de Colombia que es enviado a una base militar en un desolado páramo a 4.300 mts. de altura sobre el nivel del mar, base con la cual se perdió contacto hace varios días y que al parecer fue blanco de un ataque guerrillero. Luego serán el aislamiento, la claustrofobia, la ausencia de comunicación con el ¨mundo de abajo¨ y la influencia de una supuesta fuerza sobrenatural, los responsables de ir destrozando la cordura de los soldados, descubriendo su lado más primitivo y salvaje.

Para quienes han tenido la oportunidad de conocer Colombia, sabrán que a estas alturas de la vida, se libra una guerra civil rural entre el Estado y grupos guerrilleros de izquierda, y que gran parte de la lucha se lleva a cabo en desolados parajes del territorio colombiano como la selva, los llanos y los páramos. Es por esto que la película empieza triunfando, porque es capaz de situar una cinta de horror dentro de un contexto real y muy cotidiano para los colombianos (basta sólo con leer / ver noticias para encontrarse a diario con ataques guerrilleros y combates). Por otro lado, para quienes han tenido la oportunidad de conocer a Colombia aún más a fondo, sabrán que es un pueblo plagado de una riquísima tradición oral, donde leyendas, espantos, apariciones, brujas y duendes todavía hacen parte del diario vivir de las poblaciones rurales, y es este el mayor acierto de ¨El Páramo¨, pues logra plasmar en fotogramas esas tradiciones y convertirlas en entes físicos capaces de asustar a experimentados soldados.
Sumado a todo lo anterior, quien ha tenido la dicha de visitar o acampar en un páramo real, sabrá el inefable horror que se cierne sobre el alma humana cuando la neblina y la oscuridad invaden cada centímetro del espacio... la sensación de indefensión y claustrofobia es indescriptible, lo que también será bien explotado en la cinta.

En cuanto aspectos técnicos y de actuaciones, es un lujo completo. Una fotografía impecable, unos macros perfectos que añaden terroríficos planos, música incidental de infarto que agrega aún más presión a la inclemente clautrofobia que destila gran parte de la película, actores con gran talento y muy poco vistos en otras producciones lo que adiciona originalidad, y un ritmo narrativo maravilloso.

Si tuviera que comparar esta película, guardando obviamente las justas proporciones, lo haría con ¨The Thing¨ de John Carpenter de 1982, por sus elementos comunes: claustrofobia, ritmo narrativo, tensión, sospecha miedo y recelo de cada uno de los compañeros humanos, y los instintos más primitivos del hombre resurgiendo de las entrañas. Sólo que para ser la primera película de terror colombiana con un presupuesto y una realización decente, resulta ser un producto inolvidable y recomendable para todo fanático del cine de horror / suspense.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente reseña!
Soy el anti-fan #1 del cine colombiano y su ineficiencia para salir de drogas, prostitucion y tragicomedia... pero con tus comentarios voy a ir a verla!

Jorge Guateque, Bogota, Colombia dijo...

Saludos
Ayer tuve la oportunidad de ir al cine y verla.
Coincido en que la parte tecnica y de ambientación esta muy muy bien lograda.. Buenos actores y lograr transmitir en varios pasajes una grandiosa sensacion de incertidumbre y suspenso.
Sin embargo, la verdad quede algo confundido. No la logre ubicar en una pelicula de terror, drama sicologico, suspenso.
Bueno, en fin, hay que verla, pienso repetirmela para tratar de ubicarla mejor.
Gracias

Dr. sipmac dijo...

Me apunto entonces. Gracias Kain.

Sir Laguna dijo...

Vaya! no me había dado cuenta que ud había retomado el blog! demonios, me tendre que poner a descargar los 10 discos de metal recomendados del 2010 y ponerme al día. Por cierto, se esta leyendo el nuevo comic de Hellraiser? esta brutal!

Sobre "El Paramo". Su reseña es excelente, aunque mi optica es, definitivamente, mucho menos positiva.

Un saludo.

Alejandro Lozano dijo...

estoy mucho mas de acuerdo con esta reseña que con la de sir laguna.

Anónimo dijo...

Que bueno que retomo el blog. Felicitaciones! Seguiremos leyendo fielmente.

Anónimo dijo...

que bueno que retomo el blog.

Prueba dijo...

Cuando entré a verla creí que era de terror, pero definitivamente es drama sicológico. Me parece que la trama no es nueva (ya la he visto en algunas películas antes, incluso en el espacio), pero es ganadora en varios aspectos: El contexto, como ud bien lo dice (de hecho, los militares no quedan como los "Héroes de la Patria") haciendo una velada crítica social, error que hubiese sido garrafal (daría la impresión de ser publicidad patrocinada por las fuerzas militares tipo "Infiltrados"), la fotografía, las locaciones, el casting y la bruja :D.
Me parece bien interesante que el cine colombiano explore este terreno y el del terror puro echando mano de esa cantidad de relatos míticos de nuestra cultura oral, como ud lo reseña. Buena película, un buen refresco después de haber perdido tanta plata en bodrios hollywoodenses con héroes de tres pesos (o dólares).

Anónimo dijo...

me parece una copia barata de Deathwatch