sábado, 16 de mayo de 2009

AMON AMARTH EN BOGOTÁ: LOS VIKINGOS HAN ARRIVADO, EL RAGNARÖK HA COMENZADO!


Después de una cantidad de años esperando que los vikingos desembarcaran en tierras chibchas, el 14 de mayo de 2009, el sueño de ver a la mítica banda AMON AMARTH en vivo, finalmente se cumplió - y de que manera.- Caerían las 18 horas aproximadamente, cuando ingresamos al teatro METROPOL, preparados para una devastadora descarga de Death Metal, vikingos y energía en su más puro estado. Los teloneros: Soulburner, la ya consagrada banda bogotana de Brutal Death Metal, no pudieron ser mejor escogidos para una ocasión tan especial... se necesitaba calentar el alma para lo que se veía venir. 19:40 horas: El telón negro cae y nos permtie observar en el fondo un gigantesco telón con la portada de su último disco "Twilight of the Thunder God", con un imponente Thor alistando a Mjölnir para destruir a su némesis, Jormungand. De repente una pálida luz nos deja ver la silueta del imponente Johan Hegg, un sujeto de 2 metros de altura que parece sacado de cualquier Edda, y que con su altura de Jotun sueco, puso a temblar los corazones de los capitalinos.




Luego se posicionarían Mikkonen, Söderberg, Lundström y Andersson, y sin ninguna tregua los trepidantes riffs de "Twilight of the Thunder God", seguida inmediatamente por "Free Will Sacrifice". Tiempo para el saludo y para más velocidad (es eso posible, SÍ!) "Asator" y su imparable doble bombo, cortesía del señor Andersson, nos impedirían dejar de mover la melena y elevar los brazos en señal de victoria perpetua. Sin embargo la descarga de furia y poderío no se quedaría aquí, pues inmediatamente "Vs. the World" se convertiría en el escenario perfecto para que Hegg interactuara con el mejor público metalero de Latinoamérica. Luego, más de su nuevo álbum con la dupleta "Varyags of Miklagaard" y "Guardians of Asgaard". "Are you ready to Bleed?" preguntaba Hegg, mientras el redoble de "Bleed for Ancient Gods" invadía nuestra espina dorsal. Un lujo tener ese brutal clásico sólo para Colombia (no fue tocada ni en Buenos Aires, ni en Santiago ni en Brasil).





"Live for the Kill" de su último álbum, sería el momento para tomar un respiro y disfrutar de una excelente y muy melódica canción, que incluyó el fragmento de violines y chelos tocados por Apocalyptica. Sin temor vendría la rapidísima "The Fate of Norns", momento en que las Nornas ya habían tejido nuestros destinos: Afrontar la energía, la furia y el poder que se avecinaba con "Masters of War", "Ride for Vengeance" y "Where Silent Gods Stand Guard"... escuchar una canción tan maravillosa como "Ride for Vengeance" - de su primer disco - me retrotrae al momento que conocí a AMON AMARTH, precisamente con esa canción, y cuando fielmente acudí a una disco tienda en el centro de Bogotá, para comprar su excelente "Once Sent from the Golden Hall", hace ya 8 años.


Y como si mi cuello no estuviera lo suficientemente devastado, las luces se apagaron y Hegg empezó a relatar: " When I am Dead, lay me in a Mound, raise a stone for all to see, Runes carved to My memory"... señal inequívoca de que "Runes to My Memory" caería como Gungnir, la lanza de Odín, sobre nuestros corazones. Luego vendría un interludio inefable: Los 5 vikingos se pusieron de pie, cada uno con una botella de cerveza "Águila" en sus manos (cuidado les daban una "Club Colombia!!!), y brindando en honor de su audiencia, al unísono gritaron !SKAL!.



"Are you ready to Die??" preguntaba Hegg a todos los "wild colombian vikings" - forma como se refería al público colombiano - "Let's make a Fucking Big Noise"... y como si se tratara de un himno de guerra, la gloriosa "Death in Fire" era entonada por estos gigantes. Momento inmortal para la banda, que seguramente nunca olvidará al público Bogotano cantando al unísono "Die for Honor, Die for Glory... DIEEEEEEEEE... DEATH IN FIRE!"

... y como si fuera poco, de nuevo nos trasportaron hacia su primer álbum, con la machacona "Victorious March", donde por enésima vez, los 5 músicos demostraron, tal como ocurre en sus videos, la manera como se debe menear la puta melena al unísono - hermoso espectáculo ver la sincronía que tienen estos señores para girar sus cabelleras al mismo tiempo, al ritmo de buenas y despiadadas tonadas vikingas-.



Luego de una breve pausa, los sonidos de los cuervos invadían el teatro mientras la banda volvía a salir al escenario. "Cry of the Black Birds" agotaba las pocas fuerzas que nos quedaban en ese momento. Sin embargo, el remate del show se daría con la archiconocida "The Pursuit of Vikings"... era el momento para seguir cabeceando o morir en el intento... escenario perfecto para que Hegg interactuara con el público durante todo el estribillo, permitiéndonos cantarlo en su totalidad en varias ocasiones.





Sin duda, es el concierto más brutal y más plagado de energía que haya visto esta adolorida patria - 18 canciones y 2 horas y 20 minutos de himnos de guerra a través de los cuales repasaron toda su discografía. - Bandas como AMON AMARTH, que combinana a la perfección la velocidad, la técnica, los ritmos trepidantes e inteligentes letras mitológicas e históricas, son bastante difíciles de ver por vestos días en los que la mediocridad musical se convierte en el pan de cada día. Y si a eso le sumamos que tienen una de las mejores puestas en escena del mundo del Metal, sencillamente nos encontraremos ante uno de los mayores exponentes de todo el género.

En esa mística noche, cuando más me cuestionaba si debía seguir o no con mi larga cabellera, la razón que me motivó en aquel año '98 a dejarla crecer desmedidamente, renació gracias a estos "Norsemen"... la adrenalina, el furor berserker y la exaltación de todos los sentidos que generan unos trepidantes riffs como los de Mikkonen / Söderberg / Lundström, unos doble bombos imparables como los de Andersson, y una voz como la de Hegg que penetra hasta el rincón más oscuro del alma; son los detonantes perfectos para mover la cabeza en círculos perfectos hasta que las vértebras cervicales pidan clemencia a los Dioses.

Aunque el dolor que invade mi cuello es abominable, y de tanto vociferar mis cuerdas vocales arden como el mismísimo infierno, la alegría de haber presenciado el concierto más violento y feroz de mi corta existencia, seguramente sopesarán el resto de dolores que me quedan por sufrir.

El set-list fue:

  1. Twilight Of The Thunder God
  2. Free Will Sacrifice
  3. Asator
  4. Versus the World
  5. Varyags Of Miklagaard
  6. Guardians of Asgaard
  7. Bleed For Ancient Gods
  8. Live for the Kill
  9. Fate Of Norns
  10. Masters of War
  11. Ride For Vengeance
  12. Where Silent Gods Stand Guard
  13. Runes To My Memory
  14. Death in Fire
  15. Valhall Awaits Me
  16. Victorious March
  17. Encore:
  18. Cry of the Black Birds
  19. The Pursuit Of Vikings
NOTA: Las fotografías No. 3, 9 y 13 son propiedad de worb1981.

1 comentario:

Laura M. dijo...

Que buena redacción!!! Una forma perfecta para hacernos recordar un concierto tan hermoso. Gracias por las fotos, se nota que eres todo un fanático de Amon Amarth. Un Saludo!