martes, 4 de noviembre de 2008

JUDAS PRIEST EN BOGOTA: NOSTRADAMUS WORLD TOUR


Es bastante difícil iniciar una reseña de un evento tan magnífico como el concierto de JUDAS PRIEST en Bogotá. Como las palabras intentan evadirme hoy, seré lo más concreto y claro posible.

De dimensiones tan apoteósicas como el concierto de IRON MAIDEN, Halford & Cia. demostraron nuevamente porque los espectáculos de Heavy Metal son los mejores del mundo, además reafirmaron una vez más el amor que sentimos los fanáticos de toda la vida, por este tipo de música. Por lo menos en mi caso, el concierto me dio más razones para decir con la cabeza en alto y los puños extendidos, que orgullosamente soy metalero y lo seré hasta que los parásitos o la candela, consuman mis despojos mortales.

La expectativa era grande: Nos visitaba su majestad JUDAS PRIEST con 41 años de historia a cuestas, con una alineación de ensueño y con un set list envidiable, lo que abriría la puerta a los fanáticos para acercarnos cada vez más a la absoluta ausencia de cordura.

Los señores de EVENPRO en esta ocasión lo hicieron bastante bien con la organización. Rápida y fácil entrada y una buena tarea de logística que permitió disfrutar más del ambiente.

Aproximadamente a las 14:00 horas se permitió el acceso del público y lo primero que se pudo divisar fue una enorme tarima, en comparación con el espacio dispuesto para el concierto. De fondo, una enorme sábana negra que cubría parte del escenario y un inmenso telón de fondo con el símbolo imponente de JUDAS PRIEST.

De la previa no pienso hablar mucho, porque se me llena de agua la boca para comenzar a relatar la excelsa experiencia que implica ver a estos señores en vivo, sólo me atrevo a decir que el amor por la banda dio para soportar una incesante lluvia de casi 2 horas.

Es así como a las 19:00 horas en punto (puntualidad inglesa que llaman), cayó la enorme sábana negra que cubría el tablado para dejarnos ver el BRUTAL escenario dispuesto en forma de E bocarriba, rojo con negro muy similar al usado en su época del "Screaming for Vengeance".

Al fondo caería el telón y nos dejaría ver una inmensa imagen de su nuevo disco "Nostradamus", el cual tenía unas enormes lucer rojas que salían de los ojos de Nostradamus. Ante esa emoción que generó estar cerca por primera vez de los "Metal Gods", caería el intro "Dawn of Creation" a menra de estimulante para lo que se nos venía encima: "Prophecy" y la explosión de riffs muy de la casa, mientras tanto su eminente majestad ROB HALFORD en una especie de atril, disfrazado con una túnica plateada y absolutamente inmóvil coreaba "I'm Nostradamus". Acto seguido, saldría con acostumbrada vestimenta sadomasoquista y nos regalaría el clásicazo del "British Steel" "Metal Gods", y haciendo honor a la canción, estos dioses del metal pondrían a saltar y gozar a una legión de heavymetaleros ávidos de la mejor música creada alguna vez por un ser racional.

Pero la energía y la locura no pararían aquí. "Eat Me Alive" y "Between the Hammer & the Anvil" nos harían olvidar el cansancio y fungirían como 1.000 gramos de cocaína. Temazos por donde se les mire que provocan movimientos excesivos de puños y melenas. Momento ideal para apreciar el eminente prodgio de Downing y Tipton detrás de las 6 cuerdas... y ni que hablar de Travis, un baterista que podría partirle los brazos a más de algún endiosado pelafustanillo.


Después de tanta energía, vendría "Devil's Child", un tema bastante rock & rollero muy por la onda de AC/DC, y que permitió mover otros músculos del cuerpo a ritmo de este sabroso tema, relajándonos para lo que seguía: "Are You Ready for British Steel???", "Are You ready for BREAKING THE LAW???"... ante estas dulces palabras de su majestad HALFORD, no nos quedó otra opción que disfrutar de la canción desde momentos antes que sonara el primer riff... un clásico perpetuo que todo metalero se ha gozado, una tradicional tonada que trasciende las barreras del tiempo y que demuestra porque el sacrosanto Heavy Metal es el motor que da fuerza a la existencia, contrario a lo que ocurre con otro tipo de música pueril e infantil.

No siendo suficiente con "Breaking the Law", JUDAS PRIEST nos bombardeó de manera incesante y nos regaló el grandioso himno "Hell Patrol", canción en la cual HALFORD demostró que su tono de voz y agudos INALCANZABLES se mantienen vigentes, contrario a lo que otros pelmazos detractores decían en ciertos blogs. (Sí, me refiero al blog "Caja de Repugnancia", donde un señor pseudo melómano se atrevió a blasfemar manifestando que prefería ir a ver a Black Rebel Motornosequemierdas o a Bloc Party (?) que a JUDAS, porque supuestamente HALFORD estaba enfermo, cuando su majestad demostró que a pesar de sus cincuenta y tantos abriles, todavía puede elevar la voz a tonalidades inimaginables, así como dar un concierto de dos horas y de ñapa partirle la cara a poperos y alternos amantes de la coprofilia.)


Después de toda esa descarga de Heavy Metal puro, de ese que rompe la espina dorsal, JUDAS PRIEST nos dio un leve respiro, sacando de su más reciente trabajo la canción "Death", de ritmo lento y en ciertos pasajes, melancólico, nuevamente abonando el terreno para otro clasicazo "Dissident Aggressor" de su "Sin after Sin".

Las luces se apagarían, un nuevo telón caería, en este caso la portada de su disco "Angel of Retribution". Suaves luces y suaves líneas de guitarra nos dejarían boquiabiertos para la balada emotiva de la noche: "Angel" cantada con un sentimiento especial, logró recorrer en pocos segundos el sistema nervioso central por completo: "Angel put sad wings around me now, protect me from this world of sin, so that we can rise again"... simplemente sublime.


Pero esto sólo sería un tentempié, pues nuevamente se vendría un telón inmenso con "El Gran Ojo" en el centro... los riffs de "The Hellion" nos emocionaban a todos los presentes, pues sabíamos la consecuencia inevitable de ellos: "Electric Eye", el clásico de su "Screaming for Vengeance", el temazo Heavy por excelencia... el final de la canción como siempre lo imaginé: HALFORD con un agudo impresionante nos regalaría la archifamosa frase: "I'm elected protective, detective, Electric Eye"

Otro descanso Rock & Rollero vendría con "Rock Hard, Ride Free", tema que permitió a HALFORD interactuar bastante con el público, con un estribillo que se presta para subir aún más los ánimos y dejarlos en alto con "Sinner", clasicazo donde K.K. Downing asesinó literalmente a su guitarra en un impresionante solo, recibiendo la respectiva ovación del respetable.


Luego de una corta oscuridad en el escenario, Scott Travis haría un breve solo de batería, abonando el terreno para la demencia absoluta de la noche: Unas líneas de batería que todo metalero conoce nos introducirían a "PAINKILLER", la cual destruiría los oidos de los asistentes, rompería el sagrado y perpetuo silencio de la sabana de Bogotá e incitaría a los antiguos Dioses para que poseyeran nuestro cuerpo en una orgía de furia, alegría, energía y locura nunca antes vista. Tocada a la misma velocidad que su versión de estudio, HALFORD estuvo a la altura en todo momento, especialmente en los estribillos. TIPTON / DOWNING demostraron porque son considerados como de las mejores parejas de guitarristas de la historia musical, TRAVIS le dio tan duro a esos parches como si fueran tambores de guerra, HILL tocaba sus cuatro cuerdas con increible furia, y el público Bogotano respondía ante el estímulo para los sentidos que es "PAINKILLER"... me quedo corto en palabras para describir este momente tan brutal en la historia de mi vida.


Pero no contentos con toda esta descarga de energía y brutalidad, JUDAS PRIEST guardaba un as bajo su manga. De la parte central del escenario empezó a salir un humo que invadió el mismo. En un repentino instante sonidos de motocicleta invadían el espacio para acto seguido, dar lugar a la aparición triunfal de su majestad, con un traje lleno de taches y conduciendo una HARLEY DAVIDSON en pleno escenario... absolutamente COLOSAL.


Todo el público entró en éxtasis, mientras las guitarras nos anticipaban los riffs iniciales de "Hell Bent for Leather". La aparición de HALFORD en la moto es similar a la aparición de ED robot en el concierto de IRON MAIDEN... se trataba de dos íconos que antes sólo habíamos visto en los videos de las canciones y que ahora se hacían realidad ante nuestros ojos... sí señores, era su señoría JUDAS PRIEST.

Los buenos y contagiosos riffs de "The Green Manalishi", darían paso finalmente a la canción con la que se cerraría este mítico concierto: "You've Got Another Thing Comin'", la cual sería coreada inclementemente por un público absolutamente agradecido con esta legendaria y pionera banda, que partiría felíz con la energía desplegada por los Bogotanos, la mejor escena de toda Colombia.


A pesar del cruel y despiadado clima, de las horas y horas de espera, y de la ansiedad propia de este tipo de eventos, JUDAS PRIEST logró colmar las expectativas de los cientos de fanáticos que durante años etuvimos esperando el momento de su llegada a Colombia. Un grandioso show, una grandiosa puesta en escena, unos grandiosos y legendarios músicos... una mítica banda tocó ante nuestros incrédulos ojos dejándonos una agradable lección: El buen METAL, la buena música sigue viva y vivirá hasta que el último ser humano siga pisando este hermoso planeta.

GRACIAS JUDAS PRIEST!

13 comentarios:

Captain Howdy dijo...

No se nota nada que te lo pasaste como los indios jajaja.
Me alegro y muy buena crónica del evento.

Salu2

MARIA XIMENA dijo...

que buena crónica, menos mal ibas a ser concreto!!!! Leyendo este artículo reviví cada momento de tan espectacular concierto, aún no puedo creer que vi a judas tan cerca!!!! a solo unos 20 tal vez menos pasos. Me gozé como toda buena metalera esta legendaria banda y sin pena alguna confieso que mis ojos se llenaron de lágrimas de felicidad al ver a Halford tan sublime como siempre. Definitivamente el mejor año de mi vida, primero Maiden y finalizando Judas!!! hágame el favor!!! qué más puedo pedirle a la vida???

Anónimo dijo...

amen hermano menos mal estabas corto de palabras fuen algo que nose puede olvidar fue simplemente judas priest no hay palabras para describir la emocion y alegria que sentio siento y seguire sintiendo cada vez que recuerdo estos bellos momneto gras cias judas priest que viva la buena musica gracias otra vez

Julian dijo...

Excelente cronica, Yo sabia que halford tenia que salir en la Harley. Uds son demasiado afortunados de haber ido, yo en cambio estaba trabajando y ademas no tenia plata. Sera en otra ocasion y en otro pais, ya que no creo q por aca vuelvan. Me queda la leve consolacion de q fui a Maiden

La Nathis dijo...

Uuuuuuuy Juezorra! Se ve que ese concierto estuvo una rechimba. En serio que me emocionè leyendo su crònica. Yo creo que de haber podido ir me hubieran sacado en camilla, lol.

Edu Adler dijo...

Que chimba de post Hellraiser, yo estuve en esa puteria de concierto y no me las creo. Viva el Heavy Metal HPTASSS

Kain Hellraiser dijo...

Gracias a todos por comentar!

Casi a 8 días del concierto, todavía me emociono recordando momentos tan sublimes...METAL GODS!!!!

mafetm dijo...

Muy buen concierto, muy buena cronica, de verdad se revive la emocion y la fuerza.

Me perdi el concierto de Maiden pero afortunadamente logre estar en el de Judas

Anónimo dijo...

La reseña seria buena por el gusto que demuestra por el estilo musical y la banda. Desafortunadamente se echa a perder con tanta palabra soes, tanto odio hacia otros generos que si biene estoy de acuerdo son pasajeros y banales demuestra inmadures del autor cuando se refiere a ellos con odio y no argumentos. Y muchas pilas con la ignorancia que Black Rebel Motorcycle Club es una gran banda de autentico rock and roll, directamente influenciada por grandes nombres que ud respeta. Fui al concierto y es uno de los mejores que ha visto la ciudad pero tanto rencor contra otras tendencias lo unico que consigue es que a los que amamos el metal sigamos siendo vistos como seres intolerantes incapeces de denotar nuestras diferencias con buena música y no groserias o adjetivos peyorativos.

EX-QUEEN OF BEER dijo...

ESTOY DE ACUERDO CON EL ANONIMO DE ARRIBA QUE ESTA CRONICA RELATA Y TRANSPORTA A TODA PERSONA QUE HALLA O NO ASISTIDO AL CONCIERTO DE JUDAS PRIEST,DE VERDAD ES PREFERIBLE NO LEER EL PARRAFO
DONDE SE REFIERE A LA CRITICA DE OTROS GENEROS MUSICALES PUES NO POSEE ARGUMENTOS DE PESO; POR OTRA PARTE ESTAS HABLANDO EN SINGULAR EN EL MOMENTO DE NOMBRAR AL PUBLICO BOGOTANO, COMO SI HUBIERAN SIDO LOS UNICOS QUE ESTUBIERON EN EL CONCIERTO !!! :s TENGA EN CUENTA QUE NUNCA FALTA LA ESCENA METALERA DE CALI, MEDELLIN, PASTO, PEREIRA, ETC ETC ETC Y HASTA ECUATORIANOS Y VENEZOLANOS VI ALLA.......NO SEA EGOISTA........EN FIN YO TAMBIEN DISFRUTE AL MAXIMO ESTE CONCIERTO, AGRADEZCO EL AÑO 2008 POR SER EL MAS BRUTAL DE MI VIDA....MAIDEN, OBITUARY, SODOM Y JUDAS PRIEST....!!GRACIAS POR VENIR A COLOMBIA ¡¡¡

Desde La Barra dijo...

una excepcional crónica!!!

no estuve en el concierto, pero lograste destacar el espíritu de los que nacimos por el heavy metal

saludos desde Venezuela

y lo mejor del mundo

larga vida al rock and roll!!!

Anónimo dijo...

se ve q estuvo muy chevere el concierto, no soy fan del heavy metal, pero me encanta q el cantante sea gay...jejeje

Anónimo dijo...

MUY BUENA CRÓNICA, RECORDÉ ESE GRAN CONCIERTAZO DE MI BANDA FAVORITA, SIN DUDA UNO DE LOS MEJORES DÍAS DE MI VIDA!!!